LA TECNOLOGÍA Y LA FAMILIA:

Tanto mi esposo como yo somos cristianos, pero el televisor es una lucha constante, más para él que para mí.

Cuando llegamos de trabajar, luego de 9 horas o más que hace que estamos separados de nuestros hijos (2 y 4 años), mi esposo juega con ellos, mientras yo organizo algunos asuntos domésticos, luego cenamos, estamos un rato más con ellos y entonces los niños a la cama, a seguir haciendo tareas domésticas, a la cama y al otro día de nuevo a la rutina.

Durante todo ese tiempo, siempre está presente el ruido emitido por el televisor y realmente ese aparato es una gran interferencia en nuestras relaciones. Yo le hablo a mi hijo o a mi esposo y no me escuchan, por el ruido del telvisor o porque sencillamente lo están mirando y no se enteran de lo que sucede a su alrededor. De más está decir que algunas veces soy yo la que se ve envuelta en esa situación.

Desde hace unos cuantos días hemos resuelto que a la hora de cenar el televisor debe estar apagado y debemos conversar en flia. sobre lo sucedido en el día a cada uno o del algún tema que podamos tratar delante de los niños o conjuntamente con ellos. Hasta hace poco el TV (la Tia Victoria, cómo le dicen los radio aficionados, aunque con internet ya no deben quedar muchos), sólo se apagaba a la hora de dar gracias por los alimentos y luego volvía a encenderse.

Mi hijo mayor, al principio protesto, pero le explique que no era posible convivir todo el día con ese aparato, que podía mirar dibujitos (sólo ve los dibujitos lindos y no esas rarezas de hoy en día) o algún programa para niños, jugar con sus juguetes, con la chica que los cuida, pintar, escuchar cuentos, etc., pero que al regreso de papá y mamá , ese tiempo era para la familia, y debía ser respetado como tal. A pesar de su corta edad (4 años) lo entendio y acepto y 2 días después fuel él quien me dijo "mamá, apagá la tele".

Danis, que difícil es apartarse del mundo, más aún cuando algunas cosas no parecen ser tan dañinas como en realidad lo son. A mí por lo menos aún me queda un lucha más "la computadora", otra cajita prismática que hace estragos, pero bueno con la ayuda de Dios ya lograré que mi esposo ponga un límite a su pasión por este bicho, y que él hijo siga su ejemplo ( mi hijo hoy por hoy maneja la computadora mejor que yo cuando comencé).

Los adelantos son buenos, pero el hombre los convierte en malos. Televisor y computadora, dos herramientas poderosísimas en muchos aspectos, pero que se convierten en armas peligrosas cuando las manejan mentes no cristianas.

Reciban un saludo fraternal en Cristo Jesús

Nancy Mendaro.

 
Bienvenido a DICRES - Dise├▒os Creativos Especiales.