SI AMO... SIRVO !!!

Cuenta la historia acerca de un anciano que siempre llevaba consigo una lata de aceite adondequiera que iba y cuando pasaba por una puerta que chirriaba, dejaba caer unas gotas de aceite en las bisagras. Si se topaba con algún portón difícil, aceitaba el cerrojo. Y así andaba por la vida, lubricando todos los lugares difíciles, haciendo que les resultara más fácil a los que pasaban después que él.

La gente lo consideraba un hombre excéntrico, extraño, incluso loco, pero él seguía adelante, volviendo a llenar su lata de aceite vez tras vez para continuar aceitando todos los lugares difíciles que encontraba a su paso.

En este precioso mundo que nos ha tocado vivir, hay muchas vidas que rechinan cuando no que se traban por las circunstancias cotidianas. Con frecuencia parece que nada les sale bien y que necesitan ser lubricados "con aceite de gozo celestial", con mansedumbre o con la debida consideración.

Permíteme hablarte desde la experiencia, habiendo pasado por muchas dificultades y en todas ellas haber superado hasta la misma muerte que vino por mi vida, haciendo "una sola cosa": "SERVIR A LOS DEMÁS". Encontré la medida sobrenatural de amor que todo cristiano anhela y busca insistentemente, dentro de una sencilla palabra: "SERVICIO". Por esta razón es que me animo a declarar sin temor a equivocarme que SI AMO... SIRVO !!!.

Antes de despedirme, permíteme confrontarte contigo mismo:

  • ¿Llevas contigo tu propia lata de aceite?
  • ¿Preparas por la mañana tu aceite de la utilidad y el auxilio?
  • ¿Llenas tu corazón con esperanza en la medida suficiente como para poder dar a los demás sin temor a perderla?

No olvides que si le ofreces tu aceite a la persona que tienes más cerca, podría ocurrir que le serviera para lubricarle el día entero o tal vez más aún. De hecho, tu aceite de la alegría significará mucho más que lo que te imaginas para alguien que se siente descorazonado, y no dejes de tener presente que nuestro aceite muchas veces se vierte a través de un corazón dispuesto a oír y consolar con las palabras que Dios nos da.

Nunca dejes de brindarte en favor de los que te rodean, porque podría ser que tu vida toque a alguna otra persona una sola vez en la senda de la vida, y que luego esos caminos tomen un curso divergente y que no vuelvas a encontrarla nunca más.

El aceite de la bondad ha suavizado las aristas duras y filosas de muchas vidas endurecidas por el pecado, y las ha dejado suaves y maleables, listas para recibir la gracia redentora del Salvador.
Una palabra agradable es un radiante rayo de luz divina para el corazón entristecido. Por lo tanto, ofrécele a otros la luz del Señor que habita en tí por Su gracia y déjale a Jesús todo lo demás. La obra será hecha por el Espíritu Santo, siempre y cuando tu derrames de ti para bendición de los demás.

Piénsalo. Y mientras lo haces, no dejes que el diablo te robe la esencia de este mensaje. Tu eres el escogido de Dios para llevar las Buenas Nuevas a todos lo que conoces.
Y por si acaso sientes que las fuerzas no te alcanzan, o que no tienes lo necesario, o que no eres un estudioso bíblico, o que......etc. etc. etc... recuerda lo que el Señor nos encomendó: 
1Pedro 4:10 (RVA) Cada uno ponga al servicio de los demás el don que ha recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.
11 Si alguien habla, hable conforme a las palabras de Dios. Si alguien presta servicio, sirva conforme al poder que Dios le da, para que en todas las cosas Dios sea glorificado por medio de Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Dios te siga bendiciendo en gran abundancia.

En su servicio, Daniel Liandro.
En todo tiempo ama el amigo,
Y es como un hermano en tiempo de angustia.
(Provervios 17:17)

 
Bienvenido a DICRES - Diseños Creativos Especiales.