" Juicio injusto ":

Autor desconocido:

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media un hombre que había entregado su vida a Jesús, reconociéndolo como su Señor, fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer.

En realidad, el verdadero autor era una persona muy influyente del reino, y por eso, desde el primer momento se procuró un "chivo expiatorio", para encubrir al culpable. El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas esperanzas de escapar al terrible veredicto: ¡La horca!

El juez, también comprado, cuidó no obstante, de dar todo el aspecto de un juicio justo. Por ello dijo al acusado: "Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de EL tu destino; vamos a escribir en dos papeles separados las palabras "CULPABLE" e "INOCENTE". Tú escogerás y será la mano de Dios la que decida tu destino". Por supuesto, el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda: "CULPABLE".

La pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se daba cuenta que el sistema propuesto era una trampa. Todo lo que podía ver y percibir le indicaba que no había escapatoria. A juzgar por sus circunstancias, su final estaba muy cerca y parecía inevitable.

El juez ordenó al hombre tomar uno de los papeles doblados.

La situación era sumamente difícil, la presión que soportaba llevaba sus fuerzas al límite. En este entorno y bajo tanta tensión, respiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados, y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa, tomó uno de los papeles y llevándoselo a su boca, lo engulló rápidamente.

Sorprendidos e indignados, los presentes le reprocharon... "pero, ¿qué hizo...? ¿y ahora..., cómo vamos a saber el veredicto...? "Es muy sencillo, -respondió el hombre-, es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el que me tragué".

Con un gran coraje disimulado, tuvieron que liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.

CONCLUSIÓN:

Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida, ni de luchar hasta el último momento: Dios prometió nunca dejarnos ni abandonarnos. Muchas veces creemos que los problemas no tienen solución y nos resignamos a perder y no luchar, olvidando aquellas sabias palabras:

Lucas 18:27 (RVA) "El les dijo: Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios."  

Amigos queridos, he aquí una situación perversa:

  1.      una persona inocente,

  2.      hijo de Dios,

  3.      hombre virtuoso y de buena reputación,

  4.      pero injustamente inculpado de un delito que jamás cometió.

Bien podría pensarse en lo injusto de la situación, los más apresurados hasta se atreverán a decir ¿dónde está Dios?. Sin embargo, este hombre entregado a Dios, ante la decisión de elegir un papel con la sentencia, ¿qué hizo? ORO A DIOS pidiéndole sabiduría, y Dios mismo le facilitó la salida.

No perdamos de vista NUNCA el poder de la oración. Amigos, Dios jamás nos prometió una vida sin problemas. Lo que sí nos da son las soluciones. Y para alcanzarlas hay que aprender a vivir conforme a la voluntad de Dios.

Lo que estamos hablando, puede resumirse así:

  1. Dios es el proveedor de tu bendición.
  2. Tu responsabilidad es conocer más y más cada día acerca de Dios. Lee La Biblia.
  3. Cuanto más conozcas a Dios, más recursos tendrás de los que valerte ante situaciones difíciles, y sencillamente,
  4. cuando los problemas se presenten, ya nos los verás como tales sino como situaciones adversas que, con las herramientas que Dios te regaló, podrás superar sin lugar a dudas.

Finalmente, esto se conoce como "crecimiento espiritual", que te prepara para vivir la vida eterna como Dios la dispuso para ti.

Ruego a Dios por tu vida y la de tus seres amados !!!

En su servicio, Daniel Liandro.
En todo tiempo ama el amigo,
Y es como un hermano en tiempo de angustia.
(Provervios 17:17)

 
Bienvenido a DICRES - Dise├▒os Creativos Especiales.