EL AMOR DE MUCHOS SE ENFRIARÁ:

En los terribles tiempos en los que nos ha tocado vivir, las oportunidades para que nuestra fe sea puesta a prueba no faltan... es más, me animo a asegurar que "sobran". Hace escasas horas del atroz ataque perpetrado contra las torres gemelas en Estados Unidos de Norteamérica y aún no puedo salir del asombro y estupor. El solo hecho de haber visto cómo se producían los sucesos "en vivo y en directo" me hacía estremecer y decididamente coincidirás conmigo que la vida ya no será igual después de haber visto tales cosas.

Desde el primer instante en que supe lo que estaba sucediendo me uní a los millones de hermanos que alrededor del mundo clamamos a Dios por Su presencia, misericordia y protección. Y debo confesarte que al principio no sabía exactamente por qué orar primero. Eran tantos los pensamientos que me asaltaban que no podía detener mi mente... pensaba y clamaba por los inocentes, los niños, las familias desechas. Después llegó el turno de orar por los atacantes, aquellos que despreciando el altísimo valor de una vida humana se lanzaron a la locura de terminar no solo con la propia sino con las de miles de seres humanos más... todos inocentes... personas comunes como tu y yo... trabajando, haciendo trámites o sencillamente paseando, disfrutando de unas merecidas vacaciones.

Podrán esgrimir mil razones y no habrá una sola que valga la vida de un solo ser humano, ni siquiera la vida del piloto que produjo tamaño desastre. Mi Dios, nuestro Dios, el Único Dios Vivo y Verdadero es TODO AMOR.

Así que debe de entenderse muy bien que alguien que pretenda justificar tal atrocidad en el nombre de su dios, un dios que reclama sangre humana para aplacar su sed, sin dudas no es nuestro Dios, que lejos de pedir sangre pide "sacrificio de alabanza, de amor...":
Hebreos 13:14 (RVA) Porque aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la que ha de venir.
15 Así que, por medio de él (Jesucristo), ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.
16 No os olvidéis de hacer el bien y de compartir lo que tenéis, porque tales sacrificios agradan a Dios.

Hermano querido, las palabras no alcanzan a expresar el peso que hay dentro de mi corazón, seguramente el mismo que sientes tu. Tan solo agregaré lo que Dios puso en mi corazón para este mensaje. Dios me hizo ver que siendo todo amor, jamás obligará a ninguna persona a aceptar Su voluntad como la Única y Perfecta Voluntad del Único Dios Verdadero.

Así es como el dios de este mundo, Satanás, aún anda suelto y rugiendo alrededor de cada persona, para devorarla despiadadamente como hemos podido ver una vez más. Y no se detendrá hasta que nuestro Señor vuelva.

Debo ser sincero contigo. Dios me lo ordena.
Debes recordar que la maldad de este mundo, lejos de terminar, irá en aumento con el pasar del tiempo. Crecerá hasta hacer imposible la vida tal como la concebimos hoy en día y así llegará el "día final"; glorioso para nosotros los hijos de Dios y terriblemente oscuro para todos aquellos que no aceptaron a Jesús como su Señor.

Y a medida que escuchaba la suave voz del Señor Jesús, mi corazón se fortalecía en fe a la vez que tomaba conciencia de la tremenda magnitud de la batalla que libramos cada día de nuestras vidas.
Así es como entre muchísimas cosas más, nuestro Dios mi hizo detener en este pasaje bíblico que te comparto:
Mateo 24:11 (RVA) Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos;
12 y por haberse multiplicado la maldad, se enfriará el amor de muchos.
13 Pero el que persevere hasta el fin será salvo.
14 Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego vendrá el fin.

Hermano amado, te suplico que tomes con mucho respeto esto que te comparto, pues no es mi voluntad hablarte de estas cosas, sino orden expresa de nuestro Señor. Él me ha hecho razonar (y el mismo planteo te hago):
Has visto lo que sucede en este mundo pasajero, has prestado atención a lo que Satanás y sus seguidores hacen a mis hijitos amados?... pues ahora con más fuerzas te digo hijo querido, levántate en tu fe, ponte de pie y comprueba que tu fe es verdadera. Estas viendo con tus propios ojos que la maldad del mundo se multiplica día tras día... tu eres mi testigo de que lo que anticipé hace ya 2000 años se cumple y se cumplirá sin que nada falte.
Y ahora quiero que mires a tu corazón y me respondas con sinceridad a esta pregunta que hoy te hago:
¿Se enfriará el amor de fuego que puse en tu corazón?
¿Permitirás que tus circunstancias condicionen nuestra relación de amor?
¿Mi presencia en tu vida depende de tus circunstancias o exclusivamente de Mi?
¿Creerás tu también (como muchos hoy) que Yo también soy responsable de estas atrocidades?
¿Me inculparás a Mi?

Créeme hermano de mi corazón, que a medida que sentía al Señor hablarme en este modo, mi ser se estremecía y pude sentir en lo más profundo, todo el dolor que Dios está experimentando ante el sufrimiento que Su creación toda está padeciendo.

Y Dios bien lo conoce, pues nos los anticipó también desde hace 2000 años cuando dijo:
Romanos 8:22 (RVA) Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora.
23 Y no sólo la creación, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.

Pero algo tenemos por seguro: DIOS ES EL VICTORIOSO. Y Su promesa es FIEL Y VERDADERA. Él prometió:
Apocalipsis 21:3 (RVA) Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: "He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
4 Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron."
5 El que estaba sentado en el trono dijo: "He aquí yo hago nuevas todas las cosas." Y dijo: "Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas."
6 Me dijo también: "¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida.
7 El que venza heredará estas cosas; y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

Hermano querido, hermana amada en Cristo Jesús, se que estamos unidos por el mismo Espíritu Santo de Dios, así que no hace falta que te diga que me uno contigo en oración por los hermanos que hoy padecen este terrible dolor.

Tan solo te digo que te abrazo con todo mi corazón, te estrecho fuertemente y así, simbólicamente unidos en genuina hermandad cristiana, te invito a que nos arrodillemos ante el trono de gracia de Dios y sigamos clamando hoy, mañana, pasado mañana y cada uno del resto de nuestros días en esta tierra hasta la gloriosa segunda venida de nuestro Rey y Señor Jesucristo, a Quien sea toda la gloria, honra y honor por los siglos de los siglos. Amén.

En su servicio, Daniel Liandro.
En todo tiempo ama el amigo,
Y es como un hermano en tiempo de angustia.
(Provervios 17:17)

 
Bienvenido a DICRES - DiseƱos Creativos Especiales.